El juez ha pedido siete nuevas diligencias para comprobar que no se rompió la cadena de custodia