El policía sombra cree que la receta de los ansiolíticos puso en tensión a Bretón