La detenida por el asalto a la familia de Paco González había contactado con dos sicarios búlgaros para matar a la mujer del periodista