En 2013, murieron 7 menores a manos de sus padres