El informe definitivo confirma que los restos encontrados en la hoguera son humanos