Montserrat González y su hija pagan a una persona en prisión para que haga sus tareas