El jefe de seguridad del atunero advertió que Vera tenía un comportamiento extraño