La noche de la tragedia en el Madrid Arena fue un caso