Lufthansa reconoce que Lubitz les comunicó que había sufrido depresión