Fuentes de la investigación confirman que los restos son de aparencia humana