El Tribunal Supremo aseguraría que no habría un razonamiento lógico en la hora que se saca el cadáver