La mujer detenida podría haber contratado a unos sicarios búlgaros