El barrio de Barcelona en el que viven mas okupas que propietarios: el reportero se marcha amenazado