Ni monje shaolín, ni campeón de España, Aguilar era un impostor