El pederasta de Ciudad Lineal contrató una empresa de limpieza para borrar los rastros de las niñas de su piso