Un perito judicial en ciencias forenses considera prácticamente imposible extraer el ADN de los restos