La policía cerca a los terroristas, atrincherados en una imprenta