La policía localiza un plano del instituto y armas en casa del agresor de la ballesta