La policía rastreó la finca contigua a Las Quemadillas