La familia paterna desconocía los datos ofrecidos por la Guardia Civil