Sergio Morate, un hombre valiente solo con los más débiles