Pere Puig estalló tras verse en la bancarrota