El tatuador detenido por presuntos abusos sexuales fue expulsado de una escuela de Donosti por su comportamiento con dos alumnas