El turismo en la playa del Arenal, sinónimo de ingesta de alcohol y excesos