El violador fugado podría haberse escapado a Sudamérica con un pasaporte falso