Un empresario de Hong Kong paga 2,3 millones por la virginidad de Alexandra