Jorge, el mediador de la casa