Las dos versiones de Marta y Natalia ponen a David entre la espada y la pared