¿Aída, a la BBC?