Coyote y Lily, en crisis