Los Ortega, enfadados con Amador