¿Nos ha malacostumbrado La Roja?