El once ante Irlanda, la nueva incógnita