Doble ocasión de cabeza para Diarra