Un garrafal error de Cech permite que Grecia acorte distancias