Carlota, la auténtica cabeza de familia