Mª Elena: “Déjalo estar, si me hubieses pillado en su momento ¿Quién sabe?”