Moray, celoso por el interés de Adler