Moray marca los límites a Denise