“Aquí habéis entrado solos”: los cuchillos vuelan en el encuentro entre Sofía, Alejandro y sus madres