Mario Prieto, de seis años, enamora al jurado con su arte y nos deja con la boca abierta con la sorpresa final