Edurne, a María Mendoza: “Tienes una seguridad abrumadora”