José María y Rubén, ¡acorralados por los monstruos en el baño!