Marcelo y Laura, al rojo vivo