Raquel, ¿naturaleza muerta?