Pepe y María, en una bronca antológica