Hugo, el tirano de las depedidas