La imposible discusión de Meri y Rebeca acaba con la paciencia de Alain