Michelle y Rebeca, dos personalidades muy diferentes en Guadalix