Gonzalo, a Argi: "Nadie te quiere en la casa"